Los sistemas de frío del sector alimentación y bebidas reducen su consumo eléctrico en un 30%